INFANTIL

A lo largo de los años han ido concretándose diferentes propuestas de sesiones para público INFANTIL y FAMILIAR. Siempre prestando especial atención a la palabra, se utilizan también otra serie de técnicas como el libro-álbum, objetos y pequeños títeres.

Hay que tener en cuenta que, en función de la diversidad de edades de los niños y niñas asistentes, en muchas ocasiones el repertorio no será fijo, sino que variará para adaptarse a la situación.

Algunas propuestas las agrupo en un solo bloque, para facilitar su lectura. Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto conmigo.

«CHIQUICUENTOS», «LA CAJA MÁGICA» y «ANIMALES…COMO TÚ» (3-6 AÑOS)

Son las propuestas para los más pequeños.

Repeticiones, juego con lo grande y lo chico, con el lenguaje y las palabras, retahílas entonadas, imagen asociada al cuento… Se trabaja con la tradición oral, el álbum ilustrado, la retahíla y el cuento rimado, las adivinanzas y los pequeños títeres.

Se incluyen cuentos del elefante Elmer, poemas de Gloria Fuertes y de Isabel Escudero (“Contar con los deditos”), y cuentos populares («Las bodas del tío Perico») contados de forma participativa con retahílas y pequeños cantos.

Con títeres hechos con calcetines se cuenta la historia de creación propia “El culebro Paquín”, que narra su búsqueda de amigos y la relación con su papá. También se recurre a los títeres para contar una original versión de la historia de los chivos chivones.

Entre los álbumes ilustrados que se utilizan están Los sueños de Piggy Wiggy, de Christyan y Diane Fox; ¡Cucu-cucu… tras-tras!, de Svjetlan Junakovic; Iyoké, de Nathalie Dieterlé; ¡Yo no he sido!, de Christian Voltz; Pipí caca, de Stephanie Blake, la serie de desplegables de Guido Van Genechten y las sorprendentes propuestas de Chirstian Voltz.

Tradición oral: “MIS ABUELOS Y YO”, “ME LO CONTABAN EN CASA” y “DOS OREJAS Y UNA BOCA”

Sesiones destinadas a niños y niñas entre 5 y 12 años, así como a público familiar.

Partiendo de objetos concretos que salen de una maleta antigua (más bien un “maleto”) se va hilando esta función que es un un homenaje a los abuelos y abuelas. Una alpargata nos lleva a la historia del zapatero Juan Chiruguete, una boina enlaza con la del gorro de piel de piojo, de una mazorca de maíz se elabora una pequeña muñeca que además de servir para hablar de mi abuela nos adentra en la historia del medio pollito, o gracias a un chisquero o yesquero viajamos a los tiempos de Maricastaña para hablar de la cabra cabrates que vivía en lo más bajo de la casa.

Se seleccionan versiones poco conocidas de los cuentos y se aprovecha para enseñarles a los pequeños palabras y expresiones propias del lenguaje popular.

Se trabajan también el microcuento o cuento corto (“era un rey que tenía tres hijas…”), la canción tradicional y las adivinanzas. ¡Pero adivinanzas muy difíciles! Antiguas. Como:

“Cuatro pasamontes, cuatro manafontes, dos chuschús y un dale dale”,

o “Qué cosa será que tiran los pobres y apañan los ricos”.

ECOLOCUENTOS

Un pueblo decide vender el bosque centenario que lo circunda debido a la crisis económica que los asfixia. Sin embargo los niños y niñas no quieren. Finalmente todos descubren que sin bosque no habría cuentos, y encuentran una manera alternativa, y sorprendente, de sacar dinero para no tener que vender nada. A propósito de este hilo conductor se hilvanan las historias.

Basado en cuentos tradicionales de Africa, Persia, narraciones de Miss Florence Holbroock (del libro “Mitología de la naturaleza”) y de N. willer (“Contes d´ailleurs et d´autrefois”). Con una dramaturgia inspirada en la novela corta “El mago de Sacramento”, de Mischa Damjam.

MITOLOGÍAS

Para público familiar o niños y niñas entre 4 y 10 años.

Se presenta un espectáculo basado en historias de personajes mitológicos de la tradición peninsular, que en su mayoría entroncan con la mitología griega. Para transmitir la magia del mundo mitológico, se utilizan títeres, máscaras y marionetas, usadas por un personaje molinero que se transforma en el Nubero (Nublao, Reñubleiro, Zeus Júpiter) o en el Diablo Burlón (Diablo Cojuelo, demonios familiares); o apoyándose en su celemín, hace emerger al Trasgo (Duende, Trasno, Trastolillo), o danzar al Busgoso (Mofoso, Basojaun, o Fauno) y aparecer a la Encantada (Xana, Injana, o Hada) y al Culebro (Cuélebre, o Dragón).

CULTURAS INDÍGENAS, MIGRACIONES Y REFUGIADOS

En colaboración con las ONG Soldepaz-Pachacuti y Global Humanitaria han ido creándose sesiones de cuentos sobre culturas indígenas, refugiados y migraciones. Y es que no hay nada mejor que el cuento, en continuo proceso de viaje y cambio, para hablar de los desplazamientos humanos.

A veces este tipo de sesiones se elaboran partiendo de un texto base, como se hizo con “La bicicleta de Izel”, para hablar de las cooperativas de mujeres en Guatemala promovidas por Global Humanitaria.

En otras ocasiones se recurre a leyendas de los cinco continentes y cuentos de autores sensibilizados con el tema, como “Al furgón” de Henry Meunier y Nathalie Choux, o “La abeja de más”, de Andrés Pi Andreu.

En 2017 se presentó la sesión “¡En qué mundo vivimos!” para trabajar la solidaridad y la educación en valores, en colaboración con la concejalía de cultura del Ayuntamiento de Gijón.

EL VIAJE DE MELA

Mela es una niña que quiere salir de casa a recorrer mundo. Su madre le pone una prueba y, cuando consigue pasarla, emprende el viaje. Por el camino un león, un águila, un perro y una hormiga le plantean un problema que Mela, con su buen juicio, acaba resolviendo. Gracias a los regalos que los animales le hacen, la niña acabará liberando al príncipe Casio, que estaba secuestrado por el Ogro, después de vencer a la Sierpe.

Inspirada en diversos episodios de cuentos maravillosos, en esta historia se utilizan grandes paneles con dibujos para apoyar la narración.